La importancia de la fotografía en tu tienda en línea

La fotografía de producto es un tipo de fotografía específico que se usa en el comercio electrónico para presentar de manera atractiva tus artículos a tus potenciales clientes. Se trata de mostrar el producto con la mayor calidad y detalle posible, resaltando sus características, beneficios y ventajas competitivas. La fotografía de producto tiene como objetivos:

  • Despertar el interés: hacer que los posibles compradores quieran tener el producto o saber más de él.
  • Descripción visual: las fotos deben dar la mayor cantidad de información del objeto.
  • Acercar el producto al comprador: la información que des con la fotografía hará sentir al comprador que conoce el artículo.
  • Diferenciarlo de la competencia: una fotografía de producto exitosa destaca del resto por su calidad y perfección.

La fotografía de producto es una herramienta clave para tus ventas, ya que influye directamente en la decisión de compra de los consumidoresSegún un estudio de Shopify, el 67% de los compradores considera que la calidad de las imágenes es muy importante al elegir un producto. Además, las fotos pueden aumentar la confianza y la credibilidad de tu marca, reducir las devoluciones y reclamos, y mejorar tu posicionamiento en los buscadores.

Para lograr una buena fotografía de producto, debes tener en cuenta algunos aspectos como:

  • El equipo: puedes usar una cámara réflex o una cámara compacta con buena resolución, un trípode para evitar el movimiento, un fondo blanco o neutro para no distraer la atención, y una buena iluminación natural o artificial para evitar sombras o reflejos indeseados.
  • La composición: debes elegir el mejor ángulo y encuadre para mostrar el producto, evitando elementos innecesarios o distractivos. También debes cuidar el balance de blancos, el enfoque, la exposición y el contraste para obtener colores fieles y nítidos.
  • La edición: debes retocar las imágenes con algún programa de edición como Photoshop o Canva para mejorar la calidad, recortar el tamaño, ajustar el brillo y el contraste, eliminar imperfecciones o manchas, y agregar algún efecto si lo deseas.
  • El formato: debes exportar las imágenes en formato JPEG con una calidad entre 70 y 90, una resolución de 72 píxeles por pulgada y un color sRGB. También debes nombrar las imágenes con palabras clave relacionadas con el producto y tu marca.

Como puedes ver, hacer una sesión fotográfica de productos para un ecommerce es muy importante para mejorar tus ventas y tu imagen. No es necesario que seas un profesional ni que inviertas mucho dinero, solo debes seguir algunos consejos y practicar hasta conseguir los resultados que buscas.

¿Te resultó de ayuda?

¡Gracias por tu comentario!
La importancia de la fotografía en tu tienda en línea
Deslizar arriba